¿Deseas comenzar a escribir? ¡Hazlo!

Comenzar a escribir, una tarea difícil.
Foto extraída de Elpaís.cr

La redacción de un nuevo libro o escrito nunca es tan sencillo como las películas nos han hecho ver, y más difícil aún, es hacerlo por primera vez. Por esta razón, presentamos algunos consejos para escritores primerizos que se encuentran en aprietos para comenzar a escribir.

Crea tu propio método

Fotografía extraída de Zenda Libros.

Muchos autores reconocidos han explicado sus formas de trabajo para lograr escribir, pero lo importante es que debes crear uno propio a base de ensayo y error. No se recomienda forzarse a uno mismo a caber en el molde del trabajo de otro. 

Con método nos referimos a tener un tipo de orden y organización, a ponerse metas y horarios de trabajo. Por ejemplo, esto lo hace el famoso autor de terror Stephen King. Tiene una forma de trabajo a partir de un horario y escritura de ciertas páginas al día, lo cual resulta en una gran cantidad de libros que lanza en poco tiempo. Así lo comentó en una entrevista junto a George R.R. Martin.

Estudia y aprende

Fotografía extraída de Tu Hora Online.

En el caso de las formalidades de la escritura, aunque no es necesario tener un título, curso o magíster en escritura y letras, no podemos ignorar su relevancia y valor. Es importante entender los elementos de narración para el caso de aquellos textos. Hay que estudiar para entender la estructura, elementos y puntos de importante valor y evitar cometer errores. 

Ademas, hay múltiples libros acerca de consejos de escritura, formas de trabajo o de transcripciones de clases de literatura que autores reconocidos han escrito. Sin embargo, volvemos a recalcar que no hay que moldearse al trabajo de un otro.

Ten paciencia, escribe a tu ritmo

Fotografía extraída de Mensalus.

Al leer tantas experiencias de grandes autores o presenciar a tu alrededor que hay personas que ya están terminando y lanzando sus libros puede generar una ansiedad por apresurarte. La presión de estar al tanto de otra persona con tu misma afición puede ser tu peor enemigo.

Es natural sentirse presionado, pero recuerda que cada persona tiene diferentes situaciones de vida y experiencias personales, las cuales a veces suelen llevar a un mayor despliegue profesional. No te apresures y encuentra tu propio ritmo.

No dejes de leer por escribir, haz ambas

Fotografía extraída de Tododisca.

El error de muchos aspirantes a escritores es concentrarse tanto en su propia escritura que dejan de leer. Es fundamental continuar complementándose de narrativas diferentes. Si es que las ideas que tienes para un libro son acerca de un mundo o tema en particular, debes informarte acerca de él y después escribir.

Esta es una de las consideradas manías del escritor del Señor de los Anillos, J.R.R. Tolkien. Durante la redacción de sus grandes obras, solo leyó libros de historias de la edad media. Esto es lo que se busca repetir. Consolidar lo que ya tienes y aferrarte a este mundo que estás construyendo. 

Observa el mundo real y comienza a escribir a partir de él

Fotografía extraída de La mente es maravillosa.

Si estás con pocas o ninguna idea, sal a dar una vuelta. No hay mayor fuente de inspiración que el mismo mundo que vives. Desde creación de personajes a ideas para nuevas historias, la vida cotidiana te puede dar mucho de ello. 

Así mismo, puedes usar un lugar que sea cercano a tu vida y construir una narración a partir de este. El consejo que dio Ignacio Basualto, un nuevo autor penquista, está fundamentado en que al ser un lugar con el que tienes un vínculo, hace que tu escritura fluya más que uno que no conoces.

Crea personajes, cuídalos, ámalos 

Ilustración extraída de Emol.

Si sacas inspiración del mundo real, entonces hay que volver a lo básico y recordar que los personajes de un libro son el mayor vínculo que puede tener un lector con la historia. Los consideramos uno de los pilares más importantes porque hacen atractivo al texto. Ponle especial cuidado a su creación porque es escribir a una persona desde cero y debe ser coherente, y sentirse real.

Algunos de los consejos que se suelen mencionar son: empezar por su apariencia física y perfilar su personalidad. No es necesario expresar textualmente en tu texto todas sus características, pero sirve para que tú les des vida y facilite la escritura. 

Crea una buena relación entre lector y escritor

Fotografía extraída de ViveLibro.

Hablando de los lectores, recordemos que son ellos los que sostendrán tu texto y vivirán a través de lo que escribas. Sin embargo, no pierdas el rumbo. Muchos autores primerizos suelen descartar sus propias ideas por satisfacer a una audiencia y no debería ser así.  Aunque muchos escritores no lanzan sus escritos profesionalmente, hay que tener en cuenta tú relación con el lector en caso de que sí sea así.

Puedes tener al lector en mente cuando trabajes, pero no como un factor donde podrías cambiar toda tu obra por él. Y recuerda valorar su inteligencia. No te preocupes, dicen por ahí, que hay un lector para cada obra.

Escribe a mano

Fotografía extraída de Radio Duna.

Puede parecer como un consejo particular, pero se ha evidenciado los grandes beneficios de volver a la forma de escritura tradicional. Aunque está bien hacer el trabajo en los computadores, tabletas e incluso celulares, escribir a mano es una práctica que no debemos perder. 

Al poner este consejo en práctica, puedes aumentar tu creatividad, tu ortografía, expresión personal y comunicación fluida. Se considera un ejercicio mental porque los investigadores han demostrado que se activan múltiples áreas del cerebro, y como futuros escritores, no deben dejar pasar esta oportunidad. 

Ten un cuaderno de notas a mano para escribir

Fotografía extraída de Meer.

Desde JK Rowling comenzando una de las mayores historias de fantasía en una servilleta, hasta el periodista Gay Talase que anota todo lo que le interesa en unas pequeñas cartulinas en sus bolsillos. La importancia de tener un cuaderno de notas es crucial, nunca sabes cuando una idea brillante se te puede ocurrir y después escapar. Para no arriesgarte, siempre ten algo cerca donde anotar.

Y no olvides que no debes juzgar tus propias ideas. No elimines nada porque podría serte útil en un futuro. Toda idea, puede ser una buena idea y próximamente una buena historia. 

Comprométete y escribe

Ilustración extraída de Telos.

Por último, el punto más importante. En lo alto de la pirámide para comenzar a escribir está el compromiso. El compromiso es el motor para que tu propio método sea factible y lo lleves a cabo, para que sigas leyendo, para que estés pendiente de la inspiración del mundo real y para tener un cuaderno de notas. Todo es posible si te comprometes a tu sueño.

Por otro lado, debemos mencionar el compromiso moral del escritor y con esto nos referimos a estar atento a qué estamos ofreciendo al mundo.  

Los consejos han sido recogidos de diferentes fuentes, pero destacamos el sitio El Mundo y Escuela Europea Des Arts para más información.

Para más contenido similar: Mi biblioteca

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*